Seleccionar página

 

Te doy la Bienvenida a este cuarto episodio de la Videoteca Positivarte, Psicología Positiva para el Bienestar integral. Hoy quiero hablaros de algo muy especial, y es el maravilloso campo de la Compasión.

Ya sé que el término te puede generar algo de rechazo, porque hay muchas malas interpretaciones al respecto. Pero vamos allá con la definición: podríamos hablar de Compasión como la capacidad de percibir y comprender el sufrimiento tanto propio y ajeno, que activa una intención auténtica de reducirlo, y yo le sumo a esta parte de la definición que es compartida por el resto de los autores, que también podamos desarrollar progresivamente, una capacidad técnica, un conocimiento cada vez más complejo y más exacto de cómo realizamos esta difícil tarea de la gestión del sufrimiento.

Por supuesto la base de la Compasión es el deseo, la intención, pero también la actuación, al respecto de intentar que todos los seres suframos lo menos posible. En general, nos cuesta mucho menos ayudar a los seres a nuestro alrededor a sufrir menos, (lo que lamamos la Compasión hacia los demás), pero en Occidente por lo menos tenemos bastante dificultad para en la practica de la Autocompasión, que es ayudarnos a gestionar nuestro propio sufrimiento. Sabemos que vivimos en sociedades con cada vez más niveles de autocrítica, de perfeccionismo, de comparación y esto genera un montón de sufrimiento.

Hay una frase en el mundillo de la meditación, el mindfulness y la compasión, que es muy útil y está muy interiorizada: “El dolor es inevitable y el sufrimiento es opcional”. Así que el arte de la Compasión es investigar ¿cómo yo puedo hacer cuándo estoy sufriendo?, ¿cómo me puedo ayudar?, ¿cómo puedo atender a mi sufrimiento?. Yo no puedo evitar las cosas negativas de mi vida, lo que si es súper interesante es que yo atienda a esos problemas, a esas emociones difíciles y aveces ponga límites cuando me tratan mal.

Así que la Compasión nos va a servir para pensar, entrenarnos, ganar consciencia y ganar una estructura de práctica, ante nuestro sufrimiento. Thich Nhat Hanh también lo dice de una manera muy bonita, que el desarrollo de la Compasión es aprender a ser como una madre hace cuando ve a su hijo llorar, atiende y sabe cómo cuidar de este sufrimiento. Así que os invitamos a que os acerquéis a este campo apasionante.

Por suerte, tenemos ya disponible gratuitamente en nuestra web un Programa de Entrenamiento en Compasión accede y tienes un método de entrenamiento, donde poco a poco vas a conseguir lo principal que te aconsejo trabajar en el mundo de la Compasión, romper la asociación: sufrimiento y autocrítica por ejemplo, y empezar a desarrollar asociaciones que sirva, que cuiden, que nutran. Precisamente porque estoy sufriendo, me comprendo, me doy cariño, me atiendo, busco soluciones, a veces pongo límites.

Del modo más práctico posible, en los entrenamiento evocamos y desarrollamos intenciones, pero en el cultivo de la Compasión en el día a día, os aconsejamos que vayáis cultivando de la manera más practica diferentes modos de atender a vuestro sufrimiento y al externo.

Hay una frase que es la máxima esencial que es: “que todo el sufrimiento sea productivo”, sea constructivo o nos sirva. La compasión es el arte de ayudarte precisamente porque tengo una pérdida que me hace sufrir, yo cuido de esta tristeza, de esta frustración, y busco soluciones. Espero haber podido explicarlo bien, porque es un campo muy amplio, muy interesante, y que a nivel científico estamos encantados desde la Psicología, porque vemos que en la terapia centrada en la compasión, desarrollada por Gilbert, el gran efecto positivo que tiene en muchos índices del Bienestar.


Bibliografía recomendada:

Terapia Centrada en la Compasión de Paul Gilbert


Respondemos tus dudas: