Entrevista realizada a Iago Taibo Corsanego, en la revista Senda Senior, para mayores de 50 años.


El especialista en psicología positiva y director del centro PositivArte, Iago Taibo Corsanego, explica que la risoterapia “es una oportunidad de desarrollar nuestro sentido del humor y nuestra apertura a la risa. En los talleres, concienciamos sobre cómo vamos perdiendo nuestra tendencia natural a la carcajada y a la sonrisa. Los niños son los maestros, ya que se ríen con mucha frecuencia porque no están condicionados negativamente. También son expertos en el mindfulness: saben disfrutar del aquí y el ahora”. Nosotros, los adultos, debemos esforzarnos por recuperar esa tendencia natural a la risa para aprovechar sus numerosos beneficios.

¿Se puede aprender a reír?

“Por supuesto, nuestro cerebro está en continuo cambio y aprendizaje. Se puede y debe aprender a reír y a desarrollar un buen sentido del humor”, explica este psicoterapeuta. Y añade: “Las personas que no están acostumbradas a invertir su tiempo mental en el desarrollo de habilidades positivas, normalmente desarrollan otras negativas. De hecho, la tendencia a preocuparse, crítica, murmurar… es una gran epidemia”.

Este experto asegura que, si practicamos ejercicios para desarrollar la sonrisa o la risa, las áreas cerebrales relacionadas con esta habilidad crecerán. Y si leemos chistes, memes, historias cómicas, monólogos, etc. esta fortaleza también crecerá. Pero, sobre todo, debemos procurar utilizar y aplicar esos recursos en nuestro día día.

“La risoterapia lleva practicándose desde hace más de 3.000 años. Se han encontrado textos asociados al taoísmo, que hablan de reunirse para compartirla risa, porque se dieron cuenta de que les servía como forma de meditación, mejoraba su estado de ánimo y les hacía sentirse más unidos”, explica Taibo.

A partir de entonces, en la Grecia clásica Aristóteles se recomendaba la risa como un acto que mejoraba la salud. Ya en el nacimiento de la psicología, Sigmund Freud tenía una concepción muy positiva, al atribuirle a la risa la propiedad de descargar emociones (catarsis) y reducir aquellas negativas como el egoísmo, los celos, la soberbia, la injusticia social, etc.


BENEFICIOS

1.- CUANDO REÍMOS SEGREGAMOS ENDORFINAS: Que activan los centros cerebrales del placer y bloquean el dolor.

2.- MEJORA LOS NIVELES DE OXÍGENO EN SANGRE: Un cuerpo más oxigenado funciona mejor e intelectualmente estaremos más ágiles.

3.- MEJORA LA EFICACIA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO: Cualquier cambio que pongamos en marcha en nuestra vida que aumente las emociones positivas, nos va a proteger la salud.

4.- REDUCE LA ANSIEDAD: Llevar la risa, la sonrisa y el sentido del humor a más situaciones de la vida va a impedir que hábitos psicológicos dañinos nos hagan más y más daño. La gente que se ríe más y tiene más sentido del humor tiene niveles menores de cortisol en sangre, que es una hormona que se libera como respuesta al estrés.

5.- CONTRIBUYE A LA SECRECIÓN DE NEUROTRANSMISORES RELACIONADOS CON LAS EMOCIONES POSITIVAS: En particular la dopamina y la serotonina, que nos ayudan a sentirnos más animados y activos.

6.- BENEFICIOS SOCIALES: Investigadores como la genial Bárbara Fredrickson, destacan la gran importancia de las emociones positivas para funciones como el altruismo y la capacidad de gestionar mejor las dificultades relacionales.


¿Qué más motivos necesitas para practicar la risa y el buen humor más y mejor?

Reserva tu plaza en DisfrutArte – El arte de generar emociones Positivas

Información: 657803889 – 910164007


 

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
¡Compártenos! ¡Gracias!