Seleccionar página

Aprender Mindfulness

Tal como lo menciona TFP Ruth Torres  en su investigación, un estudio realizado a 160 niños de entre 4 y 9 años, a los que se sometió al programa InnerKids (mindfulness a través de juegos y actividades) resultó, de entrada, en el caso de los niños preescolares una mejora en sus funciones ejecutivas, se observó una mayor capacidad para controlar y mantener la atención. Éste y otros estudios corroboran la importancia de introducir en el entorno escolar la práctica de la atención consciente evidenciando que no sólo puede resultar agradable para los niños, sino que contribuye a desarrollar la metacognición (pensar sobre lo que se está pensando), la autorregulación emocional y control ejecutivo en general (Kaiser, 2014).

También ha analizado cómo se podría intervenir en la escuela para aumentar la cooperación, la compasión y el altruismo en niños. La neurociencia ya dice que estas intervenciones impactan de forma muy determinante si se producen antes de la adolescencia, ya que la corteza prefrontal, tan decisiva en la regulación emocional, sigue desarrollándose hasta los veinte años aproximadamente. Davidson ha podido constatar que con sólo dos semanas de entrenamiento del cerebro con técnicas de meditación, durante 30 minutos al día, se pueden detectar cambios en la actitud altruista y compasiva de jóvenes y también adultos.

¿Cómo usarlo con ellos?

Sentarse en semicírculo y hablar de los propios sentimientos con una actitud amable y compasiva es un método especialmente útil con los más pequeños. El hecho de preguntarles cómo se sienten y darles la opción de que voluntariamente se expresen alienta la educación de sus emociones. Se considera muy importante para el desarrollo neurológico, social y emocional de los niños que dispongan de un espacio seguro y cálido en el que abrir su corazón sin ser juzgados. Son muchas las escuelas que o bien no disponen de ese espacio o bien no se usa adecuadamente. El neurocientífico y educador social Mark Brady (citado por Kaiser, 2014) avisa del impacto neurológico que supone para un niño el no disponer de la libertad necesaria para exponer su verdad.

El alivio que experimentan los niños al exponer y compartir con el resto sus vivencias e inquietudes, así como escuchar los comentarios del resto del grupo resulta extraordinariamente liberador para ellos (Kaiser, 2014). Texto extraído de la investigación de ‘TFP Ruth Torres’.

Hasta la fecha, parece haber un consenso general sobre los efectos exitosos que el empleo del Mindfulness está consiguiendo en el ámbito educativo. Más concretamente, los beneficios apuntan a una mejora en el rendimiento académico, en el autoconcepto y en las relaciones interpersonales, junto con una reducción de la agresividad y la violencia.


Las tres áreas donde se han hallado resultados más satisfactorios se corresponden a la mejora de la salud física y psicológica, potenciación de la capacidad atencional y fomento de la sensación de bienestar personal en general.


¿Cuáles son algunas cosas que aprenderemos en nuestras clases de Mindfulness para Niños?

A meditar, gestionar emociones intensas, a entender cómo funcionan nuestros pensamientos, aprender a calmar nuestro cuerpo-mente,  hablar y escuchar de manera bondadosa, mejorar nuestra atención, ganar consciencia corporal, respirar conscientemente, agudizar nuestros sentidos, expresarnos a través del arte,   visualizar, ganar confianza, aprender a valorar y agradecer las pequeñas cosas, a ser más asertivos y a empatizar, haremos también posturas de yoga para cuidar nuestro cuerpo… En definitiva, ¡¡aprenderemos a ser más conscientemente felices!!

Requisitos: 

Tener entre 6 y 11 años. NO hay contra indicación. ¡Trae ropa cómoda!

HORARIO: cada jueves de 18:30 a 19:30 horas. 45€/mes.

Información y reservas:

en info@positivarte.com y en los teléfonos 657803889 – 910164007.

RESERVA DE PLAZAS

 

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
¡Compártenos! ¡Gracias!
Abrir chat
Powered by