Seleccionar página

El acoso escolar es un gran problema en la enseñanza moderna. El equipo docente debe estar preparado para afrontar las situaciones de agresividad de la mejor forma posible. Hay que saber cómo proceder para no agravar la situación y conseguir que la víctima se sienta segura. Por eso, es importante que los profesores cuenten con la mejor formación disponible a través de un completo Máster para profesorado dedicado a la mediación para evitar el acoso escolar.

Las situaciones de bullying hacen que la víctima padezca malestar emocional y físico. Si no se tratan de forma rápida y eficaz, esas heridas provocadas por el acoso acarrearán graves consecuencias futuras.

La salud emocional es la que suele estar más afectada. La víctima presenta cambios bruscos en el estado de ánimo. Puede estar feliz y, de un momento a otro, enfadarse por nada o ponerse a llorar desconsoladamente. Se siente ansioso, triste y por lo general tiene una baja autoestima.

El acoso escolar también deriva en problemas físicos, como dolores de cabeza frecuentes y dolor de estómago. También es posible que el Niño o Niña, comience a presentar insomnio y le cueste dormir por las noches.

Por último, hay que estar atentos a cambios en el comportamiento para detectar situaciones de bullying a tiempo. Por ejemplo, si un niño falta mucho a clase o se desespera todos los días antes de ir al colegio, puede ser una señal de que esté sufriendo acoso escolar.

Métodos para ayudar a un Niño o Niña a superar el acoso escolar

  • Proporcionar seguridad y confianza: la víctima de acoso se siente inseguro y en constante peligro. Por eso, es muy importante asegurarse de ofrecerle un entorno seguro en el que pueda volver a sentir confianza.
  • Evitar la sobreprotección: aunque es importante hacer que la víctima se sienta segura, los padres y docentes deben evitar sobreprotegerlo para no generar dependencia.
  • Hablar sobre sus sentimientos: para superar un sufrimiento emocional, es importante que la víctima conozca sus sentimientos y sepa qué es lo que siente en cada momento. La conciencia emocional se consigue verbalizando lo que le pasa. Es fundamental hacerle entender que no debe sentirse culpable por estar triste o deprimido.
  • Enseñarle a ser más positivo: es normal que la víctima tenga pensamientos negativos. Por eso, es importante potenciar actitudes positivas del niño, hablando siempre de buenos recuerdos y dando más importancia a las cosas positivas que suceden en su día a día que a las negativas.
  • Poner en práctica técnicas de relajación: aliviar la tensión ayudará a calmar los dolores físicos y la ansiedad. Es importante enseñarle técnicas de relajación, como la respiración guiada y la meditación.
  • Establecer un plan de acción para el futuro: por último, hay que hablar con el niño sobre la posibilidad de que algo similar vuelva a ocurrir futuramente. Es fundamental explicarle que, en situaciones en las que se sienta bajo amenaza o peligro, deberá informar de inmediato a sus padres y profesores.

En Positivarte contamos con un equipo de expertos en Educación Positiva, disponibles para enseñarte ¿Cómo gestionar el daño emocional derivado del acoso escolar?

Respondemos tus dudas: