Socio de Autoestima

Nos hemos inspirado en un ejercicio ya utilizado en la Psicología Positiva, conocido como socio de gratitud (ver por ejemplo, los trabajos de Robert Emmons) y que nosotros hemos decidido nombrar Socio de AutoestimaConsiste en lo siguiente:

–  escoge a una persona de tu confianza con la que puedas compartir sin prejuicios todas las cosas que contribuyen positivamente a tu autoestima

–   establece con ella/él una frecuencia con la que comunicaros recíprocamente todos estos puntos de autoestima (puede ser diariamente, aunque nosotros estamos probando una vez a la semana –los domingos, en nuestro caso-)

–   escoge también el modo en que os comunicaréis: encontraros en persona (quizás es un compañero de piso, tu pareja, un familiar, …), llamaros por teléfono, utilizar las redes sociales, etc. Nuestra propuesta es crear un archivo compartido en la nube (por ejemplo, este es de los sistemas más utilizados: Dropbox) para tener cada uno en su ordenador un registro de todo lo que vamos anotando, y a la vez nos llamamos cada domingo para comentar lo sucedido

–   se trata de comunicarle al/la soci@, lo principal que ha ocurrido durante la semana en curso que haya contribuido a mejorar tu concepto de ti mismo. Por ejemplo:

*   un cariño recibido de un ser querido. Quizás para ti significa que una persona importante para ti, o que incluso valoras muy positivamente, piensa en ti o te valora también a ti mucho

*   un éxito profesional o académico: algo que sabes que has realizado con pericia, eficacia, estilo… Es curioso que casi todos los días tienen lugar muchos de estos ejemplos, pero pocas veces tomamos consciencia de ello y nos sentimos orgullosos, como dándolos por supuesto (lo que también facilita que los otros empiecen a darlo por sentado)

*   un signo positivo, por ejemplo de tu cuerpo. Descubrir que tuviste que llegar corriendo a algún lugar y te das cuenta de que estás más en forma de lo que estimabas. Agradecer ese buen estado físico y disfrutar de esa buena noticia también puede contribuir a tu sana autoestima

*  poner en marcha la asertividad: como aporta Olga Castanyer, en su libro “asertividad: expresión de una sana autoestima”, esta habilidad es imprescindible para respetar nuestros límites y los de los demás. Si me niego a seguir haciendo favores a alguien porque estoy agotad@, me estoy cuidando y tratando bien… y aunque quizás no lo comparta o entienda, también a la persona ante la que aplico esta sinceridad. Todos nos merecemos mantener un buen estado de nosotros mismos, así que la asertividad es una gran amiga.

*    incluso algo más físico, como un piropo recibido o verme bien de aspecto, gustarme mi mirada, o cualquier cualidad de este estilo

*   quizás algo muy importante que se nos sueleolvidar: nuestros valoresEl tener gestos positivos, como una mirada amable al conductor de autobús, o tener prudencia a la hora de hablar cualquier tema, cuidando no ofender a nadie, realmente constituye un esfuerzo del que, desde mi punto de vista, estamos insuficientemente orgullosos. Las personas que más conductas y microconductas coherentes con sus valores profundos tienen, son mucho más felices que las que no (por ejemplo, por sufren menos de disonancia cognitiva.

–   En el tiempo que llevamos probando el ejercicio vemos que es muy importante contar con tu soci@, porque te puedes inspirar en las observaciones que hace, seguramente te dé algún consejo o refleje alguna idea en la que no has reparado, algo que por modestia, dar por hecho o nuestra tendencia a la crítica, no valoras suficientemente, y tu soci@ sí¡ Igualmente apuntarlo, al poco de que te percates de ello si es posible, te brinda un registro de esos puntos de autoestima positiva, que podrás revisitar cuando quieras¡ Y además cuando los escribes y hablas de ellos, fortaleces el recuerdo y la importancia que les concedes… ASÍ QUE A DISFRUTAR DE TU SANA AUTOESTIMA.

¡¡Cuida de tu AUTOESTIMA con tu SOCI@!!

Si prefieres descargarlo directamente en PDF puedes encontrarlo aquí: Socio de Autoestima

socio de autoestima - tarea positivarte