“A medida que los niños crecen, sus cerebros “reflejan” el cerebro de sus padres, lo cual significa que el propio crecimiento y desarrollo de sus padres, o su ausencia, repercute en el cerebro del niño.  A medida que los padres adquieren una mayor conciencia y son cada vez más sanos emocionalmente, sus hijos también cosechan los frutos y avanzan hacia la salud.  Eso significa que integrar y cultivar tu propio cerebro es uno de los regalos más afectuosos y generosos que puedes ofrecer a tus hijos. ” (Siegel,D.)

Presentamos este programa de Inteligencia Emocional y Mindfulness, que nace con el fin de desarrollar la IE de los padres o tutores, introducirles en la práctica de Mindfulness y darles las herramientas necesarias para que puedan influir positivamente en el desarrollo emocional de sus hijos.  Así, tanto adultos como jóvenes y pequeños encontrarán en sus emociones y en su adecuada gestión una herramienta fundamental de incalculable valor que puedan utilizar en diversos ámbitos de sus vidas.

Nuestro objetivo es crear una espiral de crecimiento entre padres e hijos en un entorno que perdure en el tiempo y que contribuya a su salud emocional más allá de los límites temporales de este programa.

¿Por qué es importante ser emocionalmente inteligente?

En general, la inteligencia emocional se relaciona con una mayor sensación de bienestar emocional.  Por poner algunos ejemplos, varios estudios han demostrado que la inteligencia emocional está relacionada con menores niveles de estrés, ansiedad, depresión y menos conductas violentas así como con mejor afrontamiento de los conflictos y emociones negativas, mayor motivación y autoestima.  De igual manera, los niños y adolescentes emocionalmente inteligentes tienen un mejor rendimiento académico, mejores niveles de ajuste psicológico y control del estrés. Y la lista continúa.

Como podemos ver, la IE repercute en una gran variedad de situaciones, partiendo desde la relación que las personas tienen consigo mismas, pasando por las relaciones interpersonales en el ámbito familiar, laboral, con los amigos, en la escuela, llegando a la forma de relacionarse con la sociedad en general.

¿Por qué un programa destinado a padres?

Los padres o tutores siempre son una influencia en los menores y constituyen el primer entorno en el que éstos se desarrollan.  Por este motivo, una primera justificación de dirigir el programa a los padres la encontramos en el hecho de que no sólo ellos desarrollarán su inteligencia emocional, sino que buscamos ayudar en un ambiente significativo y constante en la vida de los niños y adolescentes.  Para conseguirlo, los padres además recibirán propuestas y ejemplos de cómo contribuir al desarrollo emocional de sus hijos. Y es que es en el contexto familiar donde se puede conseguir una retroalimentación positiva que perdure en el tiempo en la que tanto padres e hijos aprendan y se desarrollen.

¿Y el Mindfulness o Atención Plena?

En el ámbito familiar, la práctica de Mindfulness puede ayudar a los padres de las siguientes maneras (Bögels y Restifo, 2014):

  • Responder de forma menos reactiva al estrés
  • Cuidar mejor de ellos mismos
  • Desarrollar más empatía y compasión hacia ellos mismos y sus hijos
  • Tolerar emociones difíciles tanto propias como de sus hijos
  • Incrementar la aceptación de sí mismo y de sus hijos
  • Reconocer patrones que vivieron ellos en su crianza en el momento en que aparezcan en el aquí y ahora con sus hijos.
  • Mejor resolución de conflictos
  • Desarrollar lazos más fuertes con sus hijos
  • Experimentar plenamente tanto las alegrías como las dificultades de ser padre
  • Cambiar la relación existente hacia el sufrimiento parental: si bien es cierto que no todos los problemas cambiarán, muy probablemente cambiarán las actitudes frente a ellos.

En cuanto a los niños, ellos también se benefician de la práctica de Mindfulness, ya que les permite controlar su atención y estar más serenos, ser más optimistas y empáticos, etc.  Es por ello que actualmente en muchos países se está llevando el Mindfulness a las aulas.

En este programa desarrollamos la Atención Plena de dos maneras: por un lado, forma parte de los ejercicios de IE; por el otro, los padres aprenderán distintos tipos de meditación, tanto formal como informal. Además, al igual que con la IE, recibirán pautas sobre cómo transmitir a sus hijos esta maravillosa práctica.

Metodología

El programa consta de 9 sesiones, en las que se trabajarán los 4 elementos de la Inteligencia Emocional propuestos por Salovey y Mayer (1996) a nivel intra e interpersonal:

  • Percepción emocional
  • Comprensión emocional
  • Uso de las emociones
  • Regulación emocional

En todas las sesiones también aprenderemos diversos tipos de meditación (práctica formal) y maneras de aplicar la atención plena en el día a día (práctica informal).  Abordaremos temas dentro de Mindfulness como la aceptación, la compasión, la regulación emocional, entre otros.  Al finalizar cada sesión los padres recibirán audios para realizar las meditaciones guiadas a lo largo de la semana (la duración media de cada meditación es de unos 10 minutos) y propuestas sobre cómo desarrollar cada uno de los componentes de la inteligencia emocional en sus hijos, así como pautas y ejercicios para enseñarles la Atención Plena.

Se realizará una evaluación previa y otra posterior al programa. Dicha evaluación es breve y consiste en medir la IE y el bienestar psicológico, lo cual nos permitirá tener una medida objetiva de los resultados del programa.

Si estás interesado o tienes alguna pregunta, será un placer hablar contigo. Nos puedes llamar al 910 164 007 o al 657803889 o escribirnos a info@positivarte.com.

inteligenia emocional positivarte madrid<a href=”http://www.contadorvisitasgratis.com” target=”_Blank” title=”contador de visitas com”>contador de visitas com</a><br>
<script type=”text/javascript” src=”http://counter8.fcs.ovh/private/countertab.js?c=7c9971b8ae2234f4cf95ccf59d723053″></script>