Tai-Chi de Wudang

Según se dice, el arte del Taiji nació en las montañas de Wudang de la mano de un monje taoísta llamado Zhang San Feng. A través de este arte se integraron el cultivo de la salud, de la habilidad marcial y de la propia mente. Desde entonces, se ha venido desarrollando hasta nuestros días, naciendo muchas expresiones diferentes de un mismo arte.

En este espacio practicaremos siguiendo las enseñanzas de la escuela San Feng Pai de Wudang. Buscaremos la sencillez y la profundidad, el aprendizaje paso a paso para garantizar una buena comprensión y un desarrollo respetuoso con el cuerpo y beneficioso para la mente. La dedicación y la paciencia son cualidades necesarias que se deberán ir potenciando.

Es importante comprender que una práctica correcta producirá los beneficios correctos, pero que una práctica incorrecta no sólo no los producirá sino que además puede llevar a la lesión y a reforzar aspectos negativos en nosotros mismos. Por este motivo, las clases deben comprenderse como un espacio para el desarrollo personal atendiendo a la salud del cuerpo y de la mente, al desarrollo espiritual de la persona y la educación y refinamiento de su instinto y habilidad de supervivencia.

taichi

Despertar el cuerpo y desarrollar la consciencia corporal es necesario para aprender a moverse correctamente sin dañar las articulaciones. Desarrollar flexibilidad, fuerza y resistencia nos ayudará a poder adoptar las posiciones correctamente sin forzar la espalda o las rodillas principalmente. Cultivar la calma y la sensibilidad hará posible que distingamos los cambios de peso, las tensiones, que enfoquemos la atención, que nos movamos de forma coordinada con la respiración y fluida respetando al cuerpo.

Estos son algunos de los aspectos que se deben comprender y tener claros. El Taiji es un arte muy bonito, pero no hay que correr.

PEDAGOGÍA

Toda comprensión del Taiji se basará en la práctica y por tanto en la experiencia. Se invita a abandonar toda creencia vinculada a este arte. Desde este punto de vista, el profesor es un ejemplo claro de ello, basando su práctica y complementando la misma con su experiencia en el campo del Mindfulness.

La enseñanza se dará siguiendo un orden lógico de progresión desde lo más básico hacia lo más complejo, desde lo más fácil hasta lo más exigente. Así se seguirá una progresión paso a paso, empezando por desarrollar las habilidades necesarias para el correcto aprendizaje del Taiji con movimientos básicos del mismo.

Toda clase dará comienzo desbloqueando y preparando el cuerpo para el trabajo que se vaya a realizar. La mente es la esencia de todo lo que hacemos, de manera que el silencio y la quietud, así como la capacidad de esforzarse y relajarse, de centrarse y ser paciente, irán unidos al trabajo de las habilidades corporales.

La filosofía de este espacio no es realizar muchas cosas de forma superficial, sino aprender algo y profundizar en ello. Así practicaremos el poner todo de nuestra parte y dejar que los frutos maduren llegado el momento. Así podremos ir descubriendo la riqueza del Taiji en sus tres aspectos: el cultivo de la salud, marcial y espiritual.

 

Para más información sobre el Taiji de Wudang: wudangspain.es